Crónicas geotécnicas oscenses (568): Inestabilidad de un talud socavado por el río Ara en Torla

Sobre geotecnia, taludes, riadas y desastres previsibles…

Quien conoce Ordesa ya sabe de lo precioso de sus montañas, especialmente fuera de temporada alta y sin las muchedumbres agosteñas… sabrá también de lo bien que se come (especialmente en El Duende, en Torla, y en Casa Frauca de Sarvisé) y de lo hospitalario de sus gentes (qué no decir de nuestra Tere de Casa Lacoma, en Fragen)…

además de todas esas bondades, tal vez sabrá, si es del oficio,  que los taludes allí tienen su qué… y no están para bromas.

Pues hablando de taludes… el día 20 de octubre del año pasado (2012) el río Ara bajaba en tromba, descalzando y llevándose un talud en Torla, junto a la urbanización Gavarnie; así lo contaba el noticiero de la televisión aragonesa. Hay que fijarse en las vistas del talud… y la distancia al edificio colindante… no sé a los demás, pero a mí me pone como escarpias lo pelos que no tengo:

 

Dejando de lado la inquietud que provoca la posibilidad de que unas madres tuvieran a bien estar tan panchas con sus nenes junto a un talud que se está viniendo abajo (arrrrggggg), y el desasosiego a que conduce el comentario generalizado del vecindario (“a ver si viene alguien y lo arregla” ¿¿¿ alguien ???)… el caso es que a fecha de hoy, medio año después, no sé si fue o no alguien, pero el talud sigue exactamente igual (!!!)

… qué cosas.

Esta entrada fue publicada en horrores y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.